Ansiedad en los niños

Si para nosotros, como adultos, la situación de no salir de casa resulta difícil de comprender, para nuestros hijos, este encierro necesario, puede llegar a convertirse en una experiencia complicada de asimilar y sobrellevar. La paciencia es la clave para sobrevivir a este confinamiento.

Para ayudaros a sobrellevar la situación, os ofrecemos actividades que podéis realizar en familia para reforzar vuestros vínculos, e intentar convertir los días que vamos a pasar en familia en un recuerdo positivo para nuestros hijos.

Como calmar un ataque de ansiedad en niños

Durante un ataque de ansiedad es posible que el niño se quede paralizado o comience a respirar muy fuerte y transpirar, sin embargo, lo importante es que no te dejes llevar por el terror e intentes tranquilizar al niño en todo momento, transmitiéndole calma, ya que si te ve nervioso empeorará la situación. Toma en cuenta lo siguiente:

  • Intenta ponerte a su nivel, mirarlo a los ojos y tomarlo de las manos en caso de que puedas.
  • Ayúdale a hacer respiraciones profundas, para ello debe respirar por la nariz y soltar el aire por la boca, no intentes calmarlo con palabras porque es posible que no te escuche.
  • Darle un abrazo de contención también puede ser útil, por ello, si lo ves muy alterado dale un abrazo fuerte cubriéndolo por completo; la idea es que a través del abrazo puedas transmitirle tranquilidad y seguridad para que se sienta a salvo de nuevo.
  • Si es la primera vez que ocurre, es mejor que ensayes un procedimiento para que en caso de que vuelva a ocurrir el niño sepa lo que tiene que hacer y como respirar.

Técnicas de relajación para la ansiedad

Las siguientes son algunas técnicas y actividades que favorecen la relajación que son realmente útiles para calmar la ansiedad en niños:

  • Bote de la calma: Cuando el niño entre en la etapa de las rabietas puedes crear un bote de la calma y de la paz, cuando el niño la agite verá como la purpurina se mueve de forma descontrolada, como cuando él se encuentra enfadado, una vez que la purpurina comience a caer en el fondo, el nerviosismo pasará y el niño conseguirá relajarse.
  • Técnica del globo: En esta técnica debes pedirle al niño que imagine que es un globo y hacer que inspire muy profundo hasta que llene sus pulmones por completo y no entre más aire; luego debe exhalar el aire muy despacio y repetir este ejercicio varias veces, esta técnica es excelente para niños con TDAH.
  • Técnica de la tortuga: El niño debe asumir que es este animal, se colocará en el suelo boca abajo y le dirás que el sol está a punto de esconderse y la tortuga ha de dormir, para ello debe esconder las piernas y poco a poco los brazos, muy despacio hasta que los ponga bajo su espalda, que será como el caparazón de la tortuga. Después debes indicarle que es un día nuevo y la tortuga debe emprender un viaje nuevo, por lo tanto, debe sacar los brazos y piernas de nuevo muy despacio.

Mal comportamiento: Hijos respondones

En algunas ocasiones, los nervios afloran haciendo que nuestro comportamiento habitual cambie. Nos volvemos más irascibles, contestamos mal… Si tu hijo comienza a contestar de forma inadecuada o por defecto ante todo, no te desesperes. Te damos cinco consejos para superar esta etapa. Lo importante es tener en cuenta, que es debido a un momento de tensión que tu hijo no sabe gestionar. No intenta enfadarte, ni hacerte daño, es simplemente que el malestar que siente no sabe como afrontarlo.

  • Controla tus emociones y no te pongas a su nivel. Es fácil decirlo pero difícil hacerlo, por eso, tienes que recordar que «Si pides respeto, tú debes ser el primero». No le retes y evita frases como ‘¿Qué has dicho?’, ‘Vamos, repítelo’. Todo eso va a generar que la situación se agrande y no vas a conseguir que tu hijo deje de decirlo.
  • Usa la empatía y deja de pensar que te está retando. Deja de pensar que tu hijo/a es malo/a, trata de no darle mucha importancia y deja de pensar que es un ataque personal. Para él es una frustración, como muchas de las que tienes tú o tenías a su edad. Puedes decirle por ejemplo: ‘Entiendo que no te guste que tu hermano juegue contigo pero no es la forma de decirlo’.
  • Aprovéchalo como una oportunidad para hablar con tu hijo cuando esté más calmado/a. Transmite la importancia de hablar de lo que uno siente o piensa. Por supuesto, debéis pensar juntos soluciones. Usa frases como esta: ‘¿Cómo puedes hacerlo así la próxima vez?’.
  • Habla claro y sin complicaciones. No des demasiadas explicaciones y no debes utilizar dobles sentidos o ironías. Puede que no entienda lo que estemos diciendo o, pensar que encima te estas riendo de él o ella.
  • Marca tus límites: ‘Cuando me hablas así, me enfado y no me gusta como me contestas, así que me gustaría que si quieres algo me lo digas sin llamarme malo/a’.

1. Establecimiento de rutinas

Vaya días raros nos han tocado vivir. Esta situación no la habíamos vivido nunca, y nos toca arrimar el hombro y ayudarlos los unos a los otros, para hacerle el encierro un poco más llevadero. Hemos pensado en ayudaros a sobrellevar estos días con una serie de indicaciones, juegos, actividades, manualidades, con material que podéis tener en casa y que os ayudarán a llenar las horas de los más pequeños de la casa. Lo primero que debemos intentar, es establecer una rutina diaria:

Los niños necesitan seguir una rutina para sentirse seguros y tranquilos en su ambiente. Esta rutina establece horarios, pero además los hábitos repetitivos ayudan a construir un equilibrio emocional, que les proporciona un mecanismo importantísimo para su educación y para la construcción de su personalidad.

Durante este tipo de situaciones excepcionales, las rutinas les ayudan a canalizar su ansiedad, y les ayuda a mantener su equilibrio emocional. Recordad que son niños, que no entienden lo que está pasando, y que en estos momentos en cuando necesitan más ayuda y comprensión por parte de sus familias. Una buena estrategia para mantener rutinas es realizar un calendario de actividades entre todos.

Hacer un calendario de trabajo con lo que haremos cada día. Estableciendo horas, actividades, juegos, incluso que os puedan ayudar en algunas tareas del hogar, como limpiar o recoger su cuarto, su ropa…Lo mejor es que lo hagáis con los niños ( que tengan elección a la hora de proponer cosas, actividades, juegos…)

Después de la organización y realización del horario, debemos buscarle un espacio, visible para el niño. Acordaros de poner las horas a las que se debe realizar cada tarea… nos levantamos a las 09.00 h, a las 09.30 h desayunamos… es importante mantener unas rutinas para hacerle a los niños este «encierro forzoso» más llevadero.

2. Ejercicio físico para descargar energía.

Nuestros hijos, igual que nosotros, van a necesitar ejercitar su cuerpo a diario. Tenemos que buscar la forma de que puedan descargar su energía en actividades físicas. Para ellos os proponemos varias actividades posibles.

  • Prepararles una gincana: Os proponemos crear un circuito de pruebas (podéis ir cambiándolo) en la que combinemos saltos, cosquillas (solo si les gustan) y obstáculos (cojines, túneles debajo de mesas…).
  • Bailar diez minutos un tipo de baile o una canción que os guste. Buscar alguna que os haga moveros (podéis bailar rock un día, un vals, otro, etc.). Una vez liberada toda la energía, ahora toca relajaros, podéis tumbaros en el suelo juntos y descansar tras el esfuerzo.

3. Juegos de mesa: con baraja de cartas

  • Cada oveja con su pareja

Coloca todas las cartas boca abajo en cuatro filas. Dependiendo de la edad del niño, haremos más a menos parejas. Si es la 1ª vez, mejor que empecemos con tres parejas, es decir 6 cartas, y subiremos el nivel. Cada jugador está autorizado a levantar dos cartas para intentar encontrar la pareja. Si no lo logra, dará la vuelta a esas dos cartas y el turno pasa al siguiente. Si encuentra la pareja, tendrá una nueva oportunidad para levantar dos naipes más. El vencedor es quien obtenga más cartas al final de la partida.

  • ¡Va de farol!

Reparte todas las cartas entre los jugadores. El que empieza, coloca una boca abajo e indica su valor, por ejemplo, un seis. El resto de participantes, en turnos sucesivos, deben ir completando la baraja. Si no tiene la carta adecuada, puede mentir pero, si uno sospecha, debe decirle: ¡Vas de farol!», y levantarla. El mentiroso debe recoger todos los naipes de la mesa e incorporarlos al montón con que está jugando. Si dijo la verdad, es el delator quien se los lleva. Gana el juego quien se quede antes sin cartas.

  • Pequeños constructores (Juego cooperativo)

Colocamos dos cartas formando un triángulo equilátero con respecto a la base, añadiendo a continuación más cartas, siempre en parejas. Cuando tengas la base, edifica el suelo del siguiente piso colocando nuevos naipes. Cada jugador va añadiendo un triángulo cada vez. Empieza con tres pisos y ve ampliando tu construcción poco a poco.

  • La más alta

Se reparte a cada pequeño una carta,para que la coloque boca abajo; sólo él puede verla. Como el objetivo de la partida es lograr el naipe más alto –siendo el as la de superior valor, después el rey, la reina y así sucesivamente–, si considera que el suyo es bajo, puede intercambiarlo con el jugador de la derecha, pero para eso debe pagar a la banca 1 céntimo y cambiar la carta con el jugador de la derecha. Si el jugador de la derecha no acepta, se debe quedar con su carta y no recuperar el céntimo. Cuando todos hayan intercambiado sus cartas, se enseñan al resto de jugadores y gana el de la carta más alta.

  • Una jungla en el salón

Para este juego necesitarás una baraja de cartas y algunas monedas de céntimo de euro. Cada jugador elige el sonido de un animal diferente. Una vez que os hayáis aprendido todos, repartiréis cartas de una en una boca arriba. Cuando dos jugadores tengan naipes iguales –dos sotas, dos sietes o dos ases– cada uno de ellos tendrá que hacer el ruido del contrario. El que lo haga antes le quita una moneda al otro. Ganará el que más monedas obtenga cuando se hayan repartido todas las cartas.

  • La triste sota

Coge una baraja española y saca todas las sotas salvo la de copas y reparte todas las cartas entre los jugadores. Cada uno forma el máximo número de parejas que pueda con sus cartas y las coloca encima de la mesa. Por turnos, cada jugador roba una carta del jugador que está a su derecha. Si puede, forma una nueva pareja y roba otra vez. Si no, le toca al jugacdor que está a su izquierda robar una de sus cartas. El perdedor es el que se queda con la sota de copas.

  • ¡A cazar!

Haz dos parejas de dos jugadores cada una. Con tu compañero de equipo, inventa una señal secreta (toser, tocarse la oreja, tarear una canción…) y ponte frente a él. El otro equipo hace lo mismo. Reparte cuatro cartas a cada uno. El resto formará un montón para robar.

Distribuye cuatro cartas de ese montón encima de la mesa, cara arriba: cada uno roba las cartas que pueda (cuanto más rápido sean, mejor), pero siempre devuelve el mismo número de cartas que cogió. Cuando ya nadie quiere intercambiar cartas se recogen las cuatro cartas y se colocan debajo del montón. Cuando un jugador reúne cuatro cartas iguales, emite la señal pactada con su compañero, que debe dar un golpe en la mesa y gritar «¡gané!». Si el contrario adivina que van a gritarlo, puede bloquear su victoria gritando «¡pillado!».

  • El reloj

Reparte todas las cartas entre los participantes. Los niños se colocan en círculo con su montón de cartas sin mirarlas. Por turnos, van tirando cartas de una en una al montón repitiendo su orden en la baraja: «as, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, sota, caballo y rey». Si un pequeño tiene la mala suerte de que su carta coincide con la que le toca enunciar, coge todo el montón y lo incorpora a las que ya tiene. El juego comienza de nuevo. Pierde el último que se queda sin cartas.

  • Parejas locas

Dale dos cartas cualesquiera para que haga una pareja, todo vale siempre que sea coherente o divertido: «las dos son de oros», «las dos son doses», «un dos de copas y un rey por las dos copas que se tomar el rey»… Si no es capaz de encontrar relación se queda con las cartas y suma otras dos a la siguiente ronda.

  • Chúpate dos: el uno con baraja española

Cada jugador dispone de siete cartas. El mazo de cartas sin repartir se deja boca abajo y se saca la carta superior que marcará el palo que debe poner todo el mundo. Por ejemplo; si la carta del montón es un 5 de oros, todo el mundo debe poner oros. Si no se tiene una carta de ese palo, se extraen dos del montón, dando origen al nombre del juego (se puede jugar cogiendo solo una carta, al jugar de este modo es cualquier 2 el que te hace «chupar dos» ) los jugadores al quedarse con una sola carta deben decir «ultima» si no lo dicen debe coger cuatro cartas del mazo.

En caso de agotarse las cartas del mazo sin que haya terminado la partida, se deja la última carta descubierta y se cogen las demás, se baraja y corta de la forma usual en los juegos de cartas y se deja el nuevo mazo para seguir cogiendo cartas.

Cartas especiales

  • 1 o as: Se vuelve a tirar. En otras variantes es un comodín que se puede echar si no se puede asistir al palo o número de la carta anterior.
  • 2: Carta 2 de cualquier palo Hace coger al siguiente jugador (o según variantes, el jugador que acaba de echarlo designa a qué otro jugador le toca coger) dos cartas del montón, si este jugador tiene otro dos se pasa al siguiente sumando la cantidad de cartas a coger, así sucesivamente hasta que un jugador coja el número indicado de cartas, por no disponer de un dos.]
  • 4: Cualquier carta 4 Hace coger cuatro cartas al siguiente jugador (se aplica la misma ley que con el dos)
  • 7: Invierte el sentido del juego.
  • 10 o sota: Se salta el turno al siguiente jugador.
  • 12 o rey: Cambiar de palo – elige palo – tira una carta: Se tira la carta y se dice en voz alta cambio a ( palo que quiera) y lanza una carta del palo que ha dicho en voz alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable AJUDANT-TE Gabinete Psicopedagogico +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.