2 abril: Día mundial del autismo. Material sensorial

Cuéntaselo con pictos 2 de abril Autismo – EL PLANETARIO DE LA ...

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) se define como una disfunción neurológica crónica con fuerte base genética. El grado de gravedad, forma y edad de aparición de cada uno de los criterios va a variar de un individuo a otro, definiendo cada una de las categorías diagnósticas. A pesar de las clasificaciones, ninguna persona que presenta TEA es igual a otro en cuanto a características observables. A día de hoy no existe una cura para estos trastornos, pero la identificación precoz y la intervención intensiva cuando el niño es pequeño, puede lograr grandes mejorías y por tanto un mejor pronóstico.

Por ello, en el día mundial del autismo, el 2 de abril, bajo el lema “Puedo aprender. Puedo trabajar” este año se quiere centrar la atención en torno a dos ejes fundamentales para la mejora de la calidad de vida de las personas con TEA: el acceso a una educación y a un empleo de calidad que se adecue a las capacidades, prioridades y necesidades específicas de cada persona con TEA.

Permitir a las personas con TEA vivir satisfactoriamente y de la manera más autónoma e independiente posible requiere un cambio de mentalidad en la sociedad para apoyar sus capacidades, prioridades y necesidades; crear y mantener los servicios de apoyo necesarios; y promover la accesibilidad del colectivo en todos los sectores

Por esto, hoy el blog lo vamos a dedicar al material sensorial. El juego sensorial tiene grandes beneficios en el desarrollo de lo niños, estimula su creatividad y el juego imaginativo que les permite encontrar una nueva forma de expresión, también les ayuda a concentrarse. Por medio de la manipulación de los globos sensoriales que hoy te enseño a hacer, ellos están aprendiendo a expresarse mejor. Por ello, os proponemos diferentes tipos de material sensorial que podéis hacer con los pequeños de la casa.

Las pelotas sensoriales sirven como elemento de relajación para los niños inquietos. Este tipo de juego no sólo ayuda para que estén tranquilos sino que al manipular este tipo de elementos y realizar ejercicios sencillos con las ellas, ayuda a los pequeños a controlar su ansiedad.

Apretar, moldear, estrujar, o simplemente jugar son algunas de las cosas que puedes hacer con estos divertidos monstruos sensoriales. Su textura suave pero fácilmente moldeable les permite a los niños despertar sus sentidos y su imaginación mientras le dan diferentes formas a sus pelotas antiestrés.

Podemos hacer dos formas de pelotas antiestrés, una con harina y otra con bolitas de hidrogel.

Materiales para bolas antiestrés de harina:

  • Botella de agua vacía
  • Globo
  • Harina
  • Embudo

Paso a Paso:

  1. Llena la botellita de agua con harina ayudándote del embudo.
  2. Infla el globo y colócalo en la boquilla de la botella.
  3. Rellena el globo con el harina, retira el exceso de aire y haz un nudo. Y podemos decorarlos como queramos.

Materiales para bolas antiestrés de bolas de hidrogel:

  • Botella de agua vacía
  • Globo
  • Bolas de hidrogel
  • Embudo

Paso a Paso:

  1. Llena la botellita de agua con las bolitas de hidrogel.
  2. Infla el globo y colócalo en la boquilla de la botella.
  3. Retira la botella y quita el exceso de aire; haz un nudo.
DIY Orbeez Stress Ball I Antistress Ball

Las botellas sensoriales son un material de estimulación dirigido a los niños en edad preescolar. Puedes fabricarlas en casa ya que se trata simplemente de botes, tarros o botellas que contienen diferentes materiales, de manera que generan distintas sensaciones en los niños cuando las mueven.

El concepto detrás de las botellas sensoriales es muy sencillo pero es muy eficaz para estimular diferentes esferas del desarrollo infantil. Las botellas sensoriales también son ideales para desarrollar la atención. 

Para hacer una botella sensorial líquida, necesitarás otros materiales:

  • Botella transparente
  • Agua
  • Aceite corporal para bebé
  • Colorante alimentario liposoluble que usarás para teñir el aceite
  • Colorante alimentario en gel hidrosoluble que usarás para teñir el agua
  • Objetos que colocarás en su interior, que pueden ser de un mismo color o de colores diferentes

Paso a paso:

  1. Llena con agua la botella hasta un poco más arriba de la mitad, y agrega el colorante alimentario del color que desees para teñir el agua. Otra alternativa es usar una botella de color, de manera que solo tendrás que añadir el agua.
  2. Introduce los objetos que desees.
  3. En otro frasco, tiñe el aceite con el colorante liposoluble. Añádelo a la botella. De esta forma conseguirás dos capas de color diferenciadas que generan un efecto visual muy atractivo.
  4. Una alternativa al aceite, sobre todo si vas a apostar por objetos pequeños, como la purpurina, confeti o perlitas, consiste en añadir sirope de maíz y pegamento escolar transparente, sin teñirlos. Estas sustancias se utilizan para aumentar la densidad del agua, por lo que mientras más añadas, más despacio se moverán los objetos dentro de la botella.

El caleidosocopio es uno de los juguetes más conocidos mundialmente y se basa en el principio de la multiplicación de imágenes simétricamente por el reflejo de las cuentas en las superfícies reflectantes. Por ello, al mirar en su interior, se abre ante nuestros ojos un mundo de fantasía y colores.

Material:

  • El tubo interno del papel de cocina o del water
  • Papel espejo (o papel de aluminio pegado en cartulina)
  • Pequeños objetos transparentes y coloridos (por ejemplo abalorios, envoltorios de caramelos, luces de Lego…)
  • 2 discos de plástico (uno transparente y otro mate). Puedes utilizar tapas de alimentos.
  • 1 disco de cartón
  • Pegamento
  • Celo
  • Tijeras
  • Papel para decorar
  • Disco de papel negro (opcional)

Como se hace:

  1. Corta el papel espejo en 3 tiras de 4’3 cm de ancho por 21 cm de alto. Con el celo, une los lados para crear un triángulo (el lado más brillante del papel espejo debe quedar hacia dentro). Mete el triángulo dentro del tubo de papel de cocina, hacia uno de los extremos.
  2. Corta dos discos de plásticos de 5’3 cm de diámetro. Uno de los discos debe ser transparente y el otro mate. Pon el disco transparente en uno de los extremos del tubo, justo delante del triángulo. Pon celo para fijarlo en su sitio.
  3. Pon los abalorios sobre el disco transparente, evitando llenarlo en exceso (pues los abalorios deben moverse). Coloca encima el disco transparente mate y fíjalo bien con celo.
  4. Gira el caleidoscopio y coloca en el otro extremo un disco de cartón de 5’3 cm, con un agujero en el centro a modo de mirilla. Para darle un toque más profesional, puedes añadir el círculo de papel negro por encima.
  5. Por último, decora el caleidoscopio a tu gusto.

Las bolsitas sensoriales son una manera muy divertida para que los niños exploren el mundo sin necesidad de hacer reguero. Estas bolsas contienen objetos escondidos, texturas sorprendentes incluso colores brillantes que harán que los niños se interesen en un juego que despertará su curiosidad.

Para su creación sólo necesitaréis:

  • Bolsas zip para congelar (2 si os queréis asegurar de que no la rompan o no fugas).
  • Cinta adhesiva resistente para sellar todos los laterales y evitar que el contenido se derrame.
  • Quitaesmalte (si las bolsas tienen algo impreso podéis borrarlo con acetona y así dejaréis vía libre para la exploración visual).
  • Líquido o material más o menos denso para llenar la bolsa (gel para el pelo, espuma de afeitar, aceite para bebé, agua….cada uno proporcionará una experiencia sensorial táctil distinta ¡imaginación al poder!)
  • Objetos pequeños y fascinantes que los niños puedan descubrir, observar y tocar.
  • También podéis añadir colorante alimentario o purpurina para que la experiencia visual resulte más intensa.
  • Aunque lo más habitual es hacerlas con bolsas zip para congelar también hay quien utiliza láminas para plastificar A5 y sellan los laterales con una plancha de ropa o plancha para el pelo. Aunque yo no lo he probado parece que quedan muy bien y son muy resistentes.

Os dejamos algunos ejemplos de bolsas que hemos hecho y que a los peques les encantan.

BOLSA SENSORIAL CON GEL

Para crear esta bolsa sensorial sólo necesitaréis:

  • Bolsa zip para congelar
  • Gel fijador para el pelo
  • Cinta adhesiva
  • Purpurina, canicas, letras, conchas…básicamente, cualquier cosa que puedan mover y deslizar con sus manos a través del gel.
  1. Llenad la bolsa con gel o el material que hayáis escogido. El gel es un buen recurso ya que al ser bastante denso requiere una mayor manipulación.
  2. Después escoged que tipo de materiales queréis mezclar con el gel. Su elección en muchas ocasiones dependerá de los objetivos que persigamos. Si es una simple experimentación sensorial, bastará cualquier objeto (siempre que no sea puntiagudo o con aristas), mientras que si queremos reforzar la lecto-escritura podemos poner unas letras dentro de la bolsa, igual con unos números si estamos trabajando la numeración, o con conchas, caracolas o diferentes elementos del mar si estamos inmersos dentro de un proyecto como el océano y queremos trabajar vocabulario.

BOLSA CON ESPUMA DE AFEITAR O GEL Y COLORANTE

Repartid las bolsas y dejad que añadan la espuma de afeitar y la coloreen con el colorante alimentario. Dejadles manipular, estrujar y apretar todo lo que quieran. Con la presión y el movimiento, el colorante irá tiñendo la espuma y se mezclaran los colores creando una experiencia visual maravillosa.

BOLSA CON ACEITE DE BEBÉ Y COLORANTE

Esta bolsa es muy fácil de hacer y el resultado es bastante espectacular. Coged la bolsa para congelar y llenadla con aceite hidratante para bebé. Añadid algunas gotas de colorante alimentario y un poco de agua. Si queréis conseguir el efecto de lámpara de lava como en las fotos, aseguraros de poner poca agua y añadirla siempre al final. Sacad todo el aire que podáis y cerrad la bolsa. Asegurad los laterales con cinta adhesiva y a disfrutar.

Otro material sensorial que podemos hacer en casa, son las texturas, para hacerlo más divertido podemos hacer la forma de nuestras manos y pies, e ir pegándole diferentes objetos como garbanzos, macarrones, bolitas, plumas, esponja, estropajo, lo que se nos ocurra. Y después, podemos hacer jugar tapándonos los ojos y pisando o tocando cada uno de los ellos.

Imagen relacionada

Aquí os dejamos otro blog, con el que podéis disfrutar con vuestro hijos. Os recordamos que os hagáis fotos con nuestro material y nos etiquetéis @ajudantte.

Ánimo y fuerza, nos vemos pornto.

AJUDANT-TE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola! somos Ajudant-te gabinete psicopedagógico, ¿en qué podemos ayudarte?